domingo, 6 de julio de 2014

Referencias preparatorias para las II Jornadas NEL Caracas

Raquel Baloira

Preparándonos hacia nuestras jornadas de la Nel Caracas, iremos difundiendo un tesoro de reflexiones de Freud, Lacan, Jacques-Alain Miller, entre otros, así como también entrevistas, textos, poemas, que puedan constituir una valiosa herramienta de trabajo para pensar “Lo real del amor en el siglo XXI”.

FREUD, Sigmund, “Sobre una degradación general de la vida erótica”, en Obras completas. Biblioteca Nueva: Madrid: López-Ballesteros
“No es difícil comprobar que la necesidad erótica pierde considerable valor psíquico en cuanto se le hace fácil y cómoda la satisfacción. Para que la libido alcance un alto grado es necesario oponerle un obstáculo, y siempre que las resistencias naturales opuestas a la satisfacción han resultado insuficientes, han creado los hombre otras, convencionales, para que el amor constituyera verdaderamente un goce. Esto puede decirse tanto de los individuos como de los pueblos. En épocas en las que la satisfacción erótica no tropezaba con dificultades (por ejemplo durante la decadencia de la civilización antigua), el amor perdió todo su valor, la vida quedó vacía y se hicieron necesarias enérgicas reacciones para restablecer los valores afectivos indispensables“.



LACAN, Jacques, El Seminario, libro X, “La angustia”. Buenos Aires: Paidós“No sin motivo, desde siempre, les repito machaconamente que el amor es dar lo que no se tiene. Es incluso el principio del complejo de castración. Para tener el falo, para poder usarlo, es preciso, precisamente, no serlo.
Cuando uno vuelve a las condiciones en las que parece que lo es - puesto que se lo es, en el caso del hombre no hay duda, y en el caso de una mujer se ve llevada a serlo- pues bien, siempre es muy peligroso.”
“El amor es lo que permite al goce condescender al deseo”

LACAN, Jacques, El Seminario, libro XVII “El reverso del psicoanálisis”. Buenos Aires: Paidós.
“La esencia del amor es, sin duda, que hay amor de la debilidad. Como ya dije, el amor es dar lo que no se tiene, o sea, lo que podría reparar esa debilidad original".

Entrevistas a Jacquess-Alain Miller:

Amamos a aquel que responde a nuestra pregunta: ¿Quién soy yo?
http://www.revconsecuencias.com.ar/ediciones/006/template.asp?arts/alcances/Amamos-a-aquel-que-responde-a-nuestra-pregunta-Quien-soy-yo.html

Textos:

Jacques Alain-Miller
Eres la mujer del Otro y te deseo

http://www.pagina12.com.ar/diario/psicologia/9-132672-2009-10-01.html

Eric Laurent
La disparidad del amor

http://www.eol.org.ar/virtualia/002/notas/laurent-01.html


Roland Barthes
Fragmentos de un discurso amoroso, Siglo Veintiuno Editores

La carta de amor
Etimología
Freud
3. Como deseo, la carta de amor espera su respuesta; obliga implícitamente al otro a responder a falta de lo cual su imagen se altera, se vuelve otra. Es lo que explica con autoridad el joven Freud a su novia: “No quiero sin embargo que mis cartas queden siempre sin respuesta, y dejaría de inmediato de escribirte si no me respondes. Perpetuos monólogos a propósito de un ser amado, que no son ni rectificados ni alimentados por el ser amado, desembocan en ideas erróneas sobre las relaciones humanas, y nos vuelven extraños uno al otro cuando nos encontramos de nuevo y hallamos cosas diferentes a las que, sin asegurarnos de ello, habíamos imaginado”. (Aquel que aceptara las "injusticias" de la comunicación, que continuara hablando ligeramente, tiernamente, sin que se le responda, adquirirá una gran maestría: la de la Madre)

Breve tratado de la pasión, Alberto Manguel, Editorial Lumen
Las cartas de amor, François-René de Chateaubriand

"No hay más remedio que admitir que los sentimientos del hombre están expuestos al efecto de un trabajo oculto; fiebre del tiempo que produce el cansancio, disipa la ilusión, mina nuestras pasiones, marchita nuestros amores y cambia nuestros corazones como cambian nuestros cabellos y nuestros años. Sin embargo, hay una excepción a esta debilidad de las cosas humanas; sucede a veces que en un alma fuerte un amor dura lo bastante para transformarse en amistad apasionada, para convertirse en un deber, adquirir las cualidades de la virtud; entonces pierde su decaimiento natural y vive de sus principios inmortales".

[En Vida de Rancé, traducción de Carlos Pujol, Planeta, Barcelona, 1981]

No hay comentarios.:

Publicar un comentario