miércoles, 2 de septiembre de 2015

Reseña Cine Comentado "La piel que habito"

El pasado viernes 31 de julio, la NEL-Caracas tuvo nuevamente el placer de reunirse para realizar el segundo encuentro de la actividad Cine Comentado. Comprometidos con el tema de nuestras III jornadas “Lo imposible de soportar”, en esta oportunidad La piel que habito fue la película escogida para reflexionar en torno a lo que bien nos recuerda Lacan un psicoanalista debe ser capaz: “estar a la altura de responder al malestar en la cultura de su época”.

Esta vez, Juan Luis Delmont y Sergio Garroni fueron los encargados de dirigir la conversación y proponer al público, compuesto por miembros, asociados, estudiantes de los CID y participantes en general, discutir sobre aquellos aspectos que La piel que habito, como temática fílmica, expone al servicio de los psicoanalistas para pensar su causa en una época montada en los rieles de la tecnología y en la que la conjunción entre cuerpo e imagen está sujeta al poder que ejerce, en la actualidad, el imperio de la mirada.


Ambos psicoanalistas destacaron las particularidades del cine de Almodóvar, su singular estilo de explorar, a través de su obra, temas complejos que articulan, a lo largo de su trayectoria, los malestares de la realidad contemporánea: la feminidad, los movimientos laberintosos del deseo, la muerte, la pasión amorosa, el cambio de género y la transgénesis, por mencionar algunos. Asimismo, recordaron películas como Hable con ella y Todo sobre mi madre, para subrayar y enlazar junto con La piel que habito puntos de inflexión subjetiva. Como por ejemplo, en el primer caso, la singularidad de establecer la relación amorosa, manifiesta en un personaje cuya condición para experimentar tal sentimiento es que su objeto de amor esté clínicamente muerto; y en el segundo caso, la intervención de un cuerpo, mediado por el mercado científico, como modo de “hacerse un ser”. Ambos comentarios apuntan a dar cuenta de los avatares contemporáneos que muestran, por un lado, lo imposible de soportar de la inexistencia de relación sexual y, por el otro, la expresión de lo imaginario en un mundo desfallecido de orden simbólico.




Por su parte, Juan Luis Delmont enfatizó la importancia del recurso estético y literario en la composición cinematográfica de Almodóvar. El conjunto de citas de obras de artes, literarias y plásticas juegan un papel primordial en La piel que habito. Particularmente destaca la obra de Louis Bourgeois, cuya presencia constante cumple la función gráfica de lo experimentado por Vera: piezas de cuerpos femeninos (o masculinos) con pieles de retazos de telas, dispuestos en diferentes formas; también destacó la presencia de la Venus de Urbino, la cual preside una buena parte del encuadre de la acción. Asimismo, se refiere a la película como no acabada, y en sus palabras, “como es frecuente en almodóvar va a ser acabada en el futuro.”

Sergio Garroni, por su parte, precisó la conjunción pulsional en la trama. Pulsión escópica que se muestra en todo un juego de mirar y ser mirado, y en donde la mirada con su contenido de goce hace de sus consecuencias, en una época en la que el avance científico ejerce poder sobre el cuerpo y lo empuja al mercado globalizante. No obstante, subrayó la particularidad del personaje Vera que, a pesar de que su cuerpo fue completamente intervenido y su imagen transformada, se resiste a dejar de ser quien era, Vicente, nombre que lo constituye y lo ubica de un lado de la sexuación; nombre que funciona como una marca simbólica, estructural y sólida, inaccesible a la manipulación de la ciencia y el mercado. En relación con esto último, expresó la importancia de poner en marcha la acción lacaniana, en un ámbito donde abundan las ofertas pero desde la perspectiva universal y no desde la particularidad del caso por caso. Dejó a la reflexión la pregunta por el “¿cómo lograr pasar de la iteración pulsional a la vía del lazo, para intentar que algo de lo que se impone sin límites, pura satisfacción autoerótica y solitaria, llegue a poder pasar por el Otro?”

Agradecemos enormemente a todos los que asistieron a nuestro segundo encuentro de Cine Comentado, particularmente a Juan Luis y Sergio por haber dirigido esta nutrida conversación que nos deja en la reflexión sobre las consecuencias que para la clínica psicoanalítica tienen los efectos de goce sobre el cuerpo: “lo imposible de soportar.” Finalmente, quedan todos cordialmente invitados a asistir a nuestras III Jornadas a celebrarse los días 16 y 17 de octubre. ¡Los esperamos!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario